Un cuento para reflexionar

En esta entrada voy a reflexionar sobre un cuento que escuché hace tiempo y me hizo pensar acerca de las diferentes filosofías de vida. Os invito a su lectura y a extraer vuestras propias conclusiones.

El hombre de negocios y el pescador                                                                                        

Una tarde, un ejecu1226_7_4d6cf64f12632tivo estadounidense pasaba casualmente por una playa de Méjico. Allí vio un hombre joven sentado en la arena, tomándose una cerveza a la sombra mientras disfrutaba de la compañía de su familia. El hombre de negocios se acerco y le preguntó:

–   Hola. Disculpe que le interrumpa, pero he visto que está sentado aquí un día entre semana. ¿Está usted de vacaciones? ¿Quizás este sin empleo?

–  Para nada. Soy pescador. Lo que ve allí es mi barco. Esta mañana salí a pescar y ahora estoy disfrutando del resto del día con mi familia.

–  Interesante. Supongo que esas aguas son muy generosas en pescados. ¿Es así?

–  Efectivamente, en un par de horas consigo lo suficiente para vender el pescado en el mercado y que a mi familia no le falte nada.

–  Pero no lo entiendo. Si tan fácil es pescar, ¿por qué no sale usted todo el día?

–  ¿Para qué?

–  Porque así conseguiría muchos peces, y al cabo de un rato podría comprar otro barco y contratar a otro pescador.

–  ¿Para qué?

–  Porque así ganaría todavía más dinero, y podría comprar más barcos y contratar a más pescadores.

–  Ya, lo entiendo, pero ¿para qué?

–  Porque así después de muchos años de duro trabajo, probablemente conseguiría una empresa líder en el sector de la pesca. Incluso puede que pudiese cotizar en bolsa, y cuando se jubile, usted tendría una fortuna.

–  ¿Y para qué voy a querer eso?

–  Porque cuando tenga esa fortuna, usted se podrá retirar en alguna playa, y disfrutar de la vida al sol en compañía de su familia.

–  Pero si eso ya lo hago ahora todos los días!!!

¿Con quién te identificas más con el pescador o con el hombre de negocios? 

¿Quién crees que vive más feliz?

A mi me ha llevado a la siguiente reflexión:

A veces estamos tan ocupados en conseguir más y más, en ese ritmo frenético, en esa dinámica del consumo, que en ocasiones olvidamos qué es lo realmente importante.

Muy a menudo estamos demasiado ocupados para tomar un café con un amigo, para jugar con nuestros hijos, para cuidar de nuestros padres… Quizá demasiado ocupados en conseguir más y más, ¿para qué? Para acumular cosas que cogen polvo en un cajón, para pagar a alguien que cuide nuestros hijos…

Estamos tan ocupados en vivir a todo tren, que no tenemos tiempo. No hay tiempo para conectar con nosotros mismos, con nuestras necesidades reales, con la esencia de la vida. Vivimos proyectados en el futuro y en todo este frenesí y afán por ser y tener más se nos olvida disfrutar de lo que tenemos. No podemos perder el tiempo en contemplar con plena presencia un rayo de sol que entra por la ventana, el olor del café recién hecho, la ducha que me doy en la mañana o la lluvia al caer. Estamos pendientes de lo que queda por hacer, no hay tiempo para disfrutar tan solo del simple hecho de existir, de sentir, de ser.

Me hago la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que nos mueve a vivir exigiéndonos siempre más? Quizá tengamos miedo a no ser queridos si no conseguimos logros, quizá por eso buscamos incansablemente el éxito, el reconocimiento, la aprobación. Quizá no nos demos cuenta de que la gente que realmente nos quiere lo hace por algo más que el trabajo que conseguimos o el coche que llevamos. Nos quiere por lo que somos y somos mucho más que eso. Hazte la siguiente pregunta ¿Por que quieres a tus amigos/a tus padres/hijos?

Vivimos corriendo, tenemos que conseguir más, no hay tiempo para parar, pero lo paradójico es que a menudo es en la soledad, en la calma, en ese momento que te dedicas donde se encuentra la paz, donde te encuentras a ti mismo, donde te das cuenta de lo que eres, de lo que quieres, donde ves las cosas claras y donde te sientes en armonía. Busca ese espacio personal, esa parada, ese retiro donde puedes conectar con tu sabiduría interior, donde puedes conectar con tu esencia, donde puedes conectar con tu bienestar y encontrar tu camino.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Hablamos de sexo?

brazos

Una esfera de la vida importante, que nos mueve, que despierta nuestro lado más instintivo y que sin duda está presente en la vida, es la sexualidad. Por eso en este post voy a hablar de este tema, que a pesar de estar tan presente, aún sigue siendo tabú y en ocasiones está lleno de prejuicios e ideas preconcebidas que impiden disfrutar de la sexualidad de una forma saludable y plena.

Para empezar, es importante definir el concepto de sexualidad.

La sexualidad es un impulso vital, es un aspecto central del ser humano que engloba el sexo, pero también los papeles de género, la orientación sexual, nuestra identidad, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción.

Por lo tanto la sexualidad es un concepto amplio, que abarca más que el sexo, y la forma de expresarla y vivirla depende en gran medida de  aprendizajes culturales. Además de lo puramente biológico o instintivo y la finalidad reproductiva del sexo, es imposible obviar el aspecto lúdico y social de la sexualidad. El sexo también es una forma de disfrutar, de comunicarse, compartir, expresar sentimientos de ternura, afecto, contacto… Por lo tanto tiene también como finalidad la expresión del amor y el deseo de gratificación personal y compartida.

Las influencias culturales y religiosas en la vivencia de la sexualidad.

Durante muchos años, por influencia de la educación religiosa, se ha considerado la reproducción como único objetivo de la sexualidad y para sostener este concepto se hizo del coito la única forma válida para expresar ese impulso sexual, siendo cuestionadas otras prácticas sexuales con una finalidad puramente lúdica. Debido a este legado, la culpabilidad,  la vergüenza o el miedo a la desaprobación por buscar o expresar el placer son comunes en la sociedad occidental.

Además este modelo nos lo pone especialmente difícil a las mujeres, puesto que para una gran mayoría la penetración vaginal no basta para alcanzar el climax  (ya que el clítoris –el órgano sexual por excelencia de la mujer- no recibe la atención adecuada).

¡Ya es hora de que vayamos abandonando prejuicios para poder disfrutar y vivir nuestra sexualidad de una forma natural y saludable!

Sé lo que estás pensando: la sociedad ha cambiado mucho en poco tiempo y ahora es mucho más abierta. De acuerdo totalmente, pero hay que tener en cuenta que este legado aún deja huellas. Muchas veces la sexualidad sigue siendo un tema tabú del que cuesta hablar y preguntar con naturalidad ¡incluso con la pareja!, y proponer o permitirse disfrutar de otras prácticas que van más allá del coito, como el sexo oral, la masturbación, el uso de juguetes sexuales o el sexo anal ,por poner algunos ejemplos, resulta incómodo para muchos.

¡Ojo! Esto no quiere decir que no se pueda vivir una vida sexual plena sin realizar todo tipo de prácticas, lo importante es sentirse libre para explorar y para elegir las propias posibilidades sexuales (siempre respetando a tu pareja, obviamente).

“Existen tantas posibilidades de expresar la erótica como personas, por eso siempre se puede explorar y descubrir nuevas formas de vivir y disfrutar de la sexualidad.”

Cada nuevo descubrimiento del cuerpo humano que ayude al bienestar es digno de reconocimiento”

Otra de las trabas culturales que en ocasiones nos impide disfrutar de nuestro cuerpo (especialmente a las mujeres) es el inalcanzable ideal de belleza y la obsesión por la eterna juventud. ¿Cuánto nos exigimos? ¿Cuántas estamos pendientes de si se me nota la barriga en esta posición o si se me caen los pechos? ¿Cuántas nos escondemos bajo las sábanas o huimos de la luz?  ¡Así no hay quién disfrute!

Muchas veces somos nosotros mismos quienes nos sacamos constantemente defectos y nos ponemos pegas. Quizá deberíamos preguntarnos ¿qué es lo que hace que una persona sea atractiva? ¿qué es lo que a ti te atrae de una mujer o un hombre? Quizá nos sorprendamos al darnos cuenta de que el atractivo no tiene tanto que ver con la perfección física y tiene mucho más que ver con la actitud.

Reconcíliate con tu cuerpo, la belleza NO es equivalente de perfección. ¡Quiérete y disfruta de tu cuerpo!

¿Cuáles son los puntos erógenos?

El principal órgano sexual no son los genitales, es el cerebro. El cerebro es el que integra los sentimientos y las sensaciones procedentes de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto, y es aquí donde se produce la sensación de placer. Este es el director de orquesta que acciona y reacciona, que nos permite abandonarnos al placer, sentir, disfrutar…

A continuación, por orden de importancia, sigue la piel. La piel es capaz de sentir sensaciones placenteras en toda su extensión. ¡Todo el cuerpo es susceptible de recibir placer! ¿Por qué conformarse solo con los genitales?

Es cierto que los genitales están ricamente inervados y por eso tienen un papel central en el placer (en los hombres la zona más sensible es el glande y en la mujer la región clitorideana  y el tercio externo de la vagina). Toda la zona perigenital también es muy sensible (el monte de venus, los labios mayores y menores, el escroto, los testículos, el periné, el ano…). El placer que pueden proporcionarnos nuestros genitales es intenso, aunque no es lo único. Desde luego, es mejor no tener prisa para poder disfrutar de estos placeres, y para tener un orgasmo más satisfactorio es necesario que primero se dé el deseo y la excitación. Es más, a las mujeres no suele gustarnos que los hombres ataquen directamente a los genitales (así es cómo lo vivimos, como un ataque). Solemos preferir las caricias, los besos, el coqueteo y luego, cuando ya estamos a tono, continuar adelante.

IMG_154607715521383Otras zonas erógenas que merecen especial atención son las manos, los pezones, el pecho, las nalgas, la cara interna de los muslos,  los lóbulos de las orejas, los labios, la lengua, el cuello, el cuero cabelludo, la cara, la espalda, la zona lumbar

“El erotismo no se limita a una zona en concreto, todo nuestro cuerpo es erótico si así lo sentimos”

Para mejorar tu sexualidad explora tu cuerpo tú solo/a y con tu pareja, y descubre lo que te proporciona placer y cómo te gusta ser estimulado/a. Habla de sexo con tu pareja, dile que te gusta. Nuestra pareja no tiene poderes para leer nuestra mente ¡Dale alguna pista!

¡Ah! Y no solo sirven las manos para acariciar, también puedes utilizar los labios, la nariz, los pechos,  el cabello, los pies, las pestañas, plumas, pinceles, pañuelos… ¡Investiga, déjate llevar por tu instinto y sé creativo/a!

Abrir la mente puede llevarnos a descubrir nuevas formas de disfrutar la sexualidad. Deshazte de ideas preconcebidas, ponle imaginación y olvídate del coito como única forma o finalidad del sexo!!!

Si estás interesd@ en el tema y quieres descubrir y mejorar tu sexualidad te recomiendo:

  • El libro “Tu sexo es tuyo” de Sylvia de Béjar: texto ameno que habla sobre todo lo concerniente a la sexualidad tanto femenina como masculina. Está más dirigido a la mujer pero indudablemente a vosotros también os recomiendo la lectura. ¡Aprenderéis cosas y nos entenderéis mucho mejor!
  • El Blog de Patricia, una compi bloguera que es psicóloga especialista en sexualidad. Pincha aquí para verlo.
  • Sobre sexualidad y deseo más concrétamente masculino puedes leer ¿En qué piensan los hombres? de José Bustamante Bellmunt
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Gracias a todos mis lectores por acompañarme en el 2014. Espero que el año que estamos empezando venga cargadito de nuevos aprendizajes y vitalidad para cumplir nuestros sueños. Vamos a por ellos, que podemos!!! Un besazo.

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.900 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 32 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En busca del verdadero yo

000027571

En este post quiero compartir con todos vosotros un cuento muy ameno que podéis encontrar al final de esta entrada tanto para escuchar como para leer.

El libro trata de un caballero con una hermosa y reluciente armadura que todos admiran y le protege de todo mal. El problema empieza cuando lleva tanto tiempo puesta la armadura que ya no puede quitársela y acaba olvidando quién es realmente.

Nuestros escudos o máscaras nos ocultan, nos protegen de nuestro temor a no ser queridos y aceptados como somos,  pero nos alejan de nuestro yo verdadero y de relaciones profundas y sinceras tanto con nosotros mismos como con los demás.

Son muchas las enseñanzas que se pueden extraer de esta metáfora, que habla de cómo podemos liberarnos de las barreras que nos impiden conocernos, aceptarnos y amarnos a nosotros mismos para vivir y amar plenamente. Recomiendo dedicar un rato a la lectura o escucha de este cuento ya que invita a la reflexión y contiene una profunda sabiduría.

Aquí puedes escuchar el cuento :audio del «El caballero de la armadura oxidada»

Para leer el cuento  pulsa aquí: libro «El caballero de la armadura oxidada»

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las crisis, ¿Una oportunidad para crecer?

esperanza

Por muy saludable, rica, organizada y plena que sea nuestra vida, todos pasamos por momentos difíciles (una ruptura de pareja, la pérdida de un ser querido, pasar por una enfermedad grave,  el fracaso, ser despedidos del trabajo…). Estas experiencias normalmente producen un cambio en nuestra vida al que nos tenemos que adaptar. A veces el cambio es externo y objetivo (en el trabajo, en nuestros roles sociales…), pero a menudo también se produce un cambio a nivel interno.

¿Quién no ha pasado por un momento complicado o una crisis en su vida?

Cuando vivimos una experiencia que trastoca nuestra vida y nos enfrenta a cosas que quizá no nos habíamos planteado, nuestro equilibrio previo se rompe y podemos vivir una crisis personal.

Si estás pasando por un momento de crisis, quizá te sientas perdido, triste,  vulnerable, inseguro, confuso, bloqueado, enfadado, irritable… Lo que antes servía quizá haya dejado de servir y puede que te sientas ante un abismo sin saber a qué agarrarte.

Sentirse así es incómodo, puede que quieras evitar el dolor y huir de él, quizá quieras estar ocupado y actuar como si nada pasara. Es normal y recomendable distraerse de lo que nos crea conflicto y malestar de vez en cuando, pero cuando se convierte en una evitación permanente nos impide resolver el problema (las heridas cierran en falso). Sólo cuándo aceptamos y procesamos lo que nos está pasando, podemos digerirlo e incorporarlo a nuestra historia vital de una forma saludable, permitiendo  que las heridas cicatricen.

Pero las crisis no son tan malas. Su parte positiva es que nos hace más receptivos a explorar nuevos puntos de vista, nuevas facetas de nosotros mismos, nuevas formas de entender el mundo y la vida, ofreciéndonos una oportunidad de aprendizaje y crecimiento personal.

Piensa en alguna crisis que hayas superado, quizá te sorprendas encontrando un aprendizaje o algo positivo que hayas sacado de esa experiencia.

Generalmente aprendemos de las circunstancias difíciles, las que nos sacan de nuestra rutina y nos hacen reflexionar, y cuando logramos superar la crisis, generalmente lo hacemos con un aprendizaje, una lección.

IMG_46281784695912

En psicología se habla de resiliencia para hacer referencia a esa capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superándolas e incluso siendo transformado positivamente por ellas.

¿Por qué unas personas se rompen y otras consiguen superar la situación y crecer?

Una característica relacionada con esta capacidad de adaptación y crecimiento tiene que ver con la flexibilidad. La siguiente metáfora habla de la importancia de la flexibilidad a la hora de adaptarse a nuevas circunstancias vitales y superar crisis.

Erase una vez un árbol, un árbol  firme y duro, con unas raíces profundas que lo sujetan al suelo. Ante el azote de una gran tempestad, el árbol tan rígido como era, se rompió y fue arrastrado por la corriente.

Mientras el árbol vagaba por la corriente se encontró con un junco, el junco estaba erguido, había soportado la gran tempestad. El árbol extrañado le pregunto al junco ¿Cómo es que tú tan frágil que pareces has soportado el temporal y yo me he roto? a lo que el junco contestó: Yo también me hundí con la tempestad, pero mis raíces me mantuvieron sujeto y gracias a mi flexibilidad en lugar de romperme, solo me hundí temporalmente y luego me recompuse y me volví a levantar.

Esta metáfora habla de dos cosas importantes, por un lado nuestros valores profundos (las raíces) que nos mantienen en nuestros objetivos, y por otro lado, la flexibilidad que nos permite adaptarnos a las nuevas circunstancias.

El junco que a primera vista es tan pequeño y frágil, nos demuestra que nadie es grande por su apariencia exterior, sino por la grandeza de su espíritu. Las personas con gran resiliencia se caracterizan por su fortaleza interior, son personas que buscan y se conectan con sus valores más profundos, y este conocimiento es lo que les permite dominar sus reacciones emocionales y superar la adversidad.

“Soy el capitán de mi alma,  el dueño de mi destino”.  Nelson Mandela

En los siguiente vídeo puedes ver un ejemplo de resiliencia. Adriana Macías nos cuenta su experiencia, cómo a pesar de haber tenido muchas dificultades en la vida (porque nació sin brazos), consiguió desarrollarse y construir un proyecto vital positivo. Vídeo

Una persona feliz no es una persona sin problemas, esto es imposible. Las crisis y dificultades forman parte de la vida. La actitud con la que decidimos afrontarlas es nuestra elección.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Qué es amor?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sobre el valor del dinero

1958112_412233285578016_1363400383_n

En nuestra sociedad damos mucha importancia al tener, e incluso nos creamos falsas necesidades. Pero la felicidad, la capacidad de disfrutar de las cosas, está en nuestro interior. Las necesidades básicas son muy poquitas (comida, bebida, protección de las inclemencias del tiempo) y en cambio lo que nos ofrece el mundo es muy grande (la naturaleza, los sentidos, capacidad para amar, de ayudar, de reír, de reflexionar) Esto no vale dinero tomar conciencia de ello y valorarlo está en nuestra mano.

Con esto no quiero decir que no esté bien poseer cosas materiales y disfrutar de ellas, siempre y cuando sigamos siendo conscientes de que es algo para usar y disfrutar pero que ninguna cosa material nos da más valor personal, porque el valor personal está en nuestro interior. Tampoco lo necesitamos para ser felices, podríamos ser felices sin muchas de las cosas que poseemos.

Aquí dejo unos vídeos que nos ayudan a reflexionar sobre este tema.

 dalai lama

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las emociones: las grandes desconocidas que dominan nuestra vida.

 

Imagen1

En este artículo voy a hablar de algo muy importante para la vida, las emociones, sí, y es que, seamos más o menos conscientes de ellas, influyen en nuestra vida en todo momento.

Solemos pensar que somos seres racionales  pero lo cierto es que, lo creas o no, nuestras emociones  juegan un papel fundamental en la vida. Contestándote a las siguientes preguntas te darás cuenta de lo esenciales que son: ¿Crees que se puede vivir sin emociones? ¿Se puede vivir sin miedo? ¿Se puede trabajar sin motivación? ¿Se puede crear sin entusiasmo?

Las emociones son las que nos mueven,  las que nos impulsan a la acción, son el motor de la vida. Sin las emociones seríamos seres inactivos.  Por eso son esenciales para la supervivencia y, evolutivamente, mucho anteriores a nuestra capacidad de pensar y de reflexionar.

Los primeros aprendizajes  que nos guían en la vida son emocionales,  más intuitivos que conscientes. Este aprendizaje es difícil de poner en palabras, pero está vinculado a nuestras experiencias. Su función es acercarnos a aquello que fue positivo, agradable y satisfactorio en el pasado y alejarnos de aquello que fue negativo, peligroso o desagradable. Gracias a este mecanismo podemos tomar decisiones basándonos en la intuición y reaccionar ante acontecimientos inesperados con prontitud.  Si tuviésemos que sopesar cada una de las decisiones exhaustivamente no seríamos eficaces, y en lo que analizamos paso a paso cada una de las opciones, el león ya nos hubiese comido.

Hay emociones que nos resultan más agradables que otras, pero todas ellas tienen una función adaptativa. No hay emociones buenas o malas por sí mismas, son como una brújula que nos orienta hacía aquello que resultó beneficioso en el pasado, defendiendo nuestra integridad física y psicológica.  Y, si estamos atentos, nos aportan información sobre aquello que es importante para nosotros y nos afecta.

Si eres humano, lo normal es que las cosas te afecten.  La inteligencia emocional no está en suprimir las emociones, sino en escuchar las emociones, entender lo que nos están diciendo y aprender a regularlas para que nos ayuden a vivir conforme a nuestros valores y a conseguir  nuestros objetivos.

¿Qué ocurre cuando las emociones son muy intensas?

Cuando la activación emocional es muy alta, en situaciones en las que nuestro cerebro interpreta una amenaza, ya sea física o psicológica, se produce un “secuestro emocional”, es decir, la emoción nos domina despreciando el camino racional.

emocion

Para comprender qué ocurre en un secuestro emocional imaginad un lago. Cuando el agua está muy revuelta nos resulta imposible ver el fondo, pero cuando las aguas están reposadas y tranquilas somos capaces de ver perfectamente las piedras del fondo del lago. Es decir si la intensidad emocional es muy elevada, nubla nuestro campo de visión y no somos capaces de ver las cosas de una forma global y con perspectiva.

¿Alguna vez os habéis sentido dominados por alguna emoción?

¿Alguna vez habéis estado tan enfadados que sentís que os habéis dejado arrastrar por la emoción, dejando de ser fieles a vuestros valores? ¿O que incluso habéis trasladado ese enfado, estrés o frustración a otra situación o persona injustamente? Quizá os habéis sentido tan tristes que os habéis dejado llevar por esa emoción viendo todo de color negro…

 Estos son ejemplos de cómo las emociones pueden arrastrarnos  si nos dejamos llevar en lugar de parar, tomar conciencia de lo que nos afecta y decidir libremente como deseamos vivir la situación.

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso ciertamente, no resulta tan sencillo.                                             

Aristóteles.

Puede que en un primer momento resulte atractivo liberar la emoción que sentimos, pero dejarnos llevar tiene sus riesgos. Todos podemos recordar alguna situación en la que hemos reaccionado “en caliente” y después nos hemos arrepentido por los efectos indeseables que ello ha ocasionado. La siguiente metáfora puede ayudarnos a comprender y recordar los conflictos que podemos generar conduciendo por la vida sin cuidado:

Imagínese que va conduciendo por una carretera, estrecha, de curvas pronunciadas y bordeada por profundos acantilados, una carretera difícil y peligrosa y, de repente, se desata una fuerte tormenta. El cielo se oscurece, parece que la lluvia es inminente, continua el camino mientras la lluvia se hace tan intensa que el limpiaparabrisas no da abasto para poder quitar el agua y ver con claridad lo que tiene delante. ¿Qué haría usted, pisar el acelerador o apartarse del camino, pisar el freno y esperar a que escampe?

Esta metáfora ayuda a comprender lo que ocurre cuando la intensidad emocional es muy alta, pero también nos aporta la clave de la regulación emocional, que consiste en darnos cuenta de cuándo se avecina una gran tormenta, parar a tiempo, respirar y esperar a estar tranquilo para tratar el problema.

Cuando paramos y comprendemos lo que nos pasa (aceptando que es normal que las cosas nos afecten), la activación emocional desciende y entonces podemos razonar, ver la situación con perspectiva y canalizar nuestras emociones en función de nuestros objetivos y valores.

Ejercicio para la autorregulación emocional

  • Parar, conectar con la respiración.calma interior y felicidad
  • Autoconciencia y autoaceptación: Ser conscientes de nuestras   emociones y observarlas sin juzgar, dándonos permiso para sentir lo que se siente. Es normal que las cosas nos afecten.
  • Aceptación de la situación. En lugar de quejarnos, pensar en lo que podemos hacer, lo que está en nuestras manos. Las cosas no siempre son como nos gustarían y no siempre podemos cambiar los acontecimientos, pero siempre podemos elegir la perspectiva desde la cual contemplarlos.
  • Autorregulación. Canalizar las emociones en función de nuestros valores y objetivos.

Este ejercicio no sólo es adecuado cuando las emociones nos sobrepasan, también puede ser útil en nuestro día a día para mejorar la consciencia de ti mismo, de lo que te afecta y de la actitud que quieres tener ante esas circunstancias.

Realizar este breve ejercicio al despertar puede influir mucho en cómo afrontamos nuestro día. Empieza recordándote las cosas importantes para tí, con qué quieres que se identifique tu día a día. Este ejercicio te dará energía para hacer aquello que va en dirección a tus sueños y a hacerlo con entusiasmo.

Recuerda que cómo afrontamos lo que nos toca vivir es nuestra libertad y nuestra responsabilidad. Puedes elegir dejarte llevar por las circunstancias y que una mala experiencia tiña de un humor negativo y pesimista todo tu día o aceptar que las cosas no siempre salen como queremos y actuar de una forma proactiva. ¿Qué eliges?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El poder del aquí y el ahora. Mindfulness.

Zen stones

Normalmente vamos con el piloto automático puesto, sin prestar mucha atención a lo que hacemos, con cientos de pensamientos en nuestra cabeza (sobre el pasado, el futuro, lo que me gusta, lo que tendría que ser…) y entre todas estas cavilaciones se nos escapa el momento presente, que es dónde realmente vivimos y podemos hacer cosas.

¿Qué es el mindfulness?

Mindfulness se puede traducir como atención o conciencia plena. Con este término se hace referencia a técnicas procedentes en sus orígenes del budismo y las prácticas meditativas, que pretenden entrenar nuestra mente para aprender a estar presentes y conectados con el aquí y el ahora.

La atención plena es una habilidad que todos tenemos y empleamos cuando somos plenamente conscientes de lo que estamos haciendo, pensando o sintiendo (absorbidos por una actividad). Pero también podemos entrenar esta capacidad y aprender a utilizarla de una forma consciente, cuando nosotros lo necesitamos. Ej. Cuando voy al trabajo y necesito concentrarme a pesar de que estoy alterado porque me ha afectado algo personal o profesionalmente.

La atención plena es la participación y la presencia en el proceso de vivir.

Características de la atención plena.

Uno de los requisitos importantes para practicar mindfulness reside en la capacidad de la mente de observar sin juzgar, sin criticar. Esta capacidad está presente en todas las personas, pero debido a los condicionamientos culturales, observar sin juzgar es muy difícil.

La conciencia plena trata de observar los sucesos como ocurren, momento a momento, con curiosidad y aceptación de la realidad tal cual es. Observar la experiencia con la mente de un principiante, como si ocurriera por primera vez, nos libera de prejuicios y esquemas previos, permitiendo desapegarnos emocionalmente de la experiencia y ver otros puntos de vista.

La realidad se desarrolla momento a momento, cada instante aporta algo distinto al anterior, cada momento es único.

Para centrarnos en el momento presente es necesario tener la mente receptiva, abriendo un hueco entre el pasado y el futuro, liberándonos de preocupaciones y de anticipaciones.

Aunque es evidente que la vida requiere de una cierta capacidad para planificar y prepararse para el futuro, en ocasiones empleamos demasiados esfuerzos anticipando, explorando sin parar posibles escenarios. Esta tendencia no es sana, porque nos impide disfrutar del presente y nos produce excesiva ansiedad y estrés impidiéndonos ser eficaces.

Del mismo modo, la reflexión sobre hechos pasados nos permite aprender para el futuro, pero si le damos muchas vueltas a las cosas con una excesiva autocrítica y condena, puede llevarnos a la depresión.

Como la atención debe mantenerse en el aquí y el ahora, hay que orientarla hacia lo que está ocurriendo en ese momento: las sensaciones corporales, los sonidos, los olores , las emociones, los sentimientos, es decir, aquello que experimenta mente y cuerpo. No se trata de analizarlo ni de pensar sobre ello, sino sólo de vivirlo como es (no como me gustaría que fuera).

Se trata de intentar ser uno mismo, confiando en nuestra capacidad, sensibilidad y sabiduría, tomando contacto con nuestra parte más intima, con nuestra parte más profunda. Esto nos ayuda a vivir plenamente, de acuerdo a nuestra esencia, con autenticidad.

La atención plena no pone el énfasis en el resultado, sino en el proceso. El éxito no sólo depende de nosotros mismos, pero sí somos responsables de la motivación, intención y atención dedicadas a lo que estamos haciendo.

No busque sólo resultados, fíjese en el proceso e intente hacer lo que tenga entre manos lo mejor que pueda.

hacer lo mejor con el momento que tenemos

Beneficios de la práctica de mindfulness.

Con la práctica de mindfulness conseguimos centrarnos en el momento presente, consiguiendo que nuestra mente esté más concentrada y menos dispersa, lo que nos hace ser más eficaces en nuestras tareas.

Situarse ante la propia experiencia con una actitud de observar sin juzgar, permite acceder experiencia en su desnudez, sin sesgos, sin prejuicios. Esto supone una disminución de pensamientos en nuestra mente y un aumento de la sensibilidad hacia lo que está ocurriendo en el momento presente. La sensación se puede equiparar a la del agua en constante ebullición que de repente se calmara, experimentando una sensación de serenidad y claridad mental que esta metáfora recoge muy bien.

El aumento de la concentración trae consigo la serenidad y el cultivo de la serenidad nos conduce a un aumento de comprensión de la realidad.

Por otro lado, la paz mental conseguida a través de la disminución de pensamientos perturbadores sobre aquello que ni esta presente, ni podemos controlar, nos permite disfrutar más de la vida y de la existencia con todos los sentidos, sin perder la riqueza y los matices de cada instante.

 “Sólo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, hacer y principalmente vivir.”  Dalai Lama.               

images

Os invito a que intentéis meditar en un minuto con el siguiente vídeo, ya que considero que puede ser una herramienta muy útil para nuestro día a día.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cómo pasar las intenciones al plano de lo real.

automotivación.

En ocasiones nos resulta muy difícil pasar a la acción, tenemos ideas, sueños, metas… pero luego a la hora de dar el primer paso nos agobiamos, lo posponemos o nos centramos en los obstáculos, dejando que nuestros miedos nos frenen.

Hoy voy a dejar unas pautas que nos pueden ayudar a pasar nuestras intenciones al plano de lo real, te invito a que lo practiques y veas los resultados.

1-      Fijarse metas. Anotarlas en un papel o en el ordenador si lo prefieres, haz dibujos pon recortes que te recuerden tu motivación por conseguirlas y  tenerlas presentes.  Revisa de vez en cuando tus objetivos, pues estos solamente son útiles si te llevan dónde tú quieres ir.

2-      Divide tu meta en objetivos parciales y céntrate en el siguiente paso a dar. Muchas veces cuando nos proponemos algo importante, nos agobiamos al ver todo lo que queda por hacer. Lo mejor es centrarse sólo en un paso, el que tienes que dar a continuación. Aunque siempre tengas en mente el destino final, centrarte en el siguiente paso a dar hará que te resulte más fácil empezar e ir avanzando.

3-      Fija un plazo muy preciso, esto es esencial para que la meta que ya está presente en tu cabeza se concrete y pases a la acción.

4-      Visualízate realizando tu meta, superando los obstáculos que surjan. Y visualiza el resultado final, cuando consigues tus objetivos. Recuérdate constantemente por qué quieres lograr tus proyectos. Una vez que tengas claro por qué tus proyectos son importantes para ti, el cómo no será un problema sino un mero obstáculo. Además,  el hecho de saber lo que quieres y qué pasos tienes que dar para conseguirlo es algo que te hará sentir motivado casi sin quererlo.

5-      Celebra cada pequeño avance. Dales fuerza con un ¡Bien! o una celebración, pero dales bombo, esto te ayudará a seguir motivado. Las grandes victorias están constituidas de pequeñas victorias.

6-      Si te falla la fuerza de voluntad o las cosas no salen como esperabas, no desistas, piensa que es parte del proceso. Utiliza esa mala experiencia para visualizar  qué puedes mejorar y cómo puedes superar los obstáculos.

Cuando por los años no puedas correr, trota; cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar usa el bastón, ¡pero nunca te detengas!

7-      Buscarte un compañero puede ayudar. Alguien con el mismo objetivo, con quien puedas animarte y apoyarte mutuamente o compartir tus preocupaciones.

8-      Si realmente quieres un cambio duradero en tu vida, crea hábitos saludables que sustituyan a viejos. Cuando introduces una actividad en tu rutina diaria haciéndola de la misma manera y a la misma hora cada día, esa actividad se convierte rápido en un hábito.

Crear un hábito nuevo siempre requiere un gran esfuerzo, la clave está en la perseverancia y el compromiso. Cultiva tu fuerza de voluntad

Una vez que hemos conseguido practicar el nuevo comportamiento o hábito durante varios días dejará de requerir tanto esfuerzo, te saldrá casi de forma automática y puede que incluso empieces a disfrutar haciéndolo.

9-      No te pongas límites. Cuándo te atreves a salir de tu círculo de comodidad y explorar lo desconocido, empiezas a liberar tu verdadero potencial humano.

A veces estamos esperando que los demás tiren de nosotros y de que nos hagan felices. Nos tenemos que responsabilizar de nosotros mismos. Tenemos voluntad y libertad para hacer aquello que queremos hacer aunque a veces nos busquemos excusas.

10-     Y para el final el consejo más importante: No te olvides de disfrutar de las vistas que ofrece el camino. 

La alegría es la emoción más capacitante, nos permite explorar, crecer, y desarrollarnos, sin miedos, con confianza y apertura. ¡Tomarte las cosas con humor y optimismo hace la vida más fácil y agradable!

486584_577930348893056_1525758174_n

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios